Del tercer al primer mundo: un viaje interior

El pasar de vivir de Argentina a Brasil, y de Brasil a Suiza han sido cambios muy importantes, sobretodo por lo mucho que me enseñaron sobre mi misma y sobre la vida, y sobre como vivir mi vida.

En Brasil conocí la libertad de elecciones: a qué hora comer, a dónde ir el final de semana, y en qué gastar los ahorros. Conocí también el esfuerzo diario del trabajo: ser puntual, convivir y trabajar en equipo con personas de diferentes edades, culturas y costumbres, tratar con respeto hasta al cliente más irritante, y acostarse temprano los viernes para ir a trabajar los sábados. Y pude disfrutar sus frutos: la independencia económica, la gratificación de un ascenso, la satisfacción de un trabajo bien hecho. Conocí también que puede llover durante 10 días seguidos, y que las puertas de los microondas y las baterías de las notebooks son lugares perfectos para que las hormigas armen sus hogares! Pero eso es para otras historias…

(Suena Drexler: Hay gente que es de un lugar, no es mi caso, yo estoy aquí de paso.)

Fue en Brasil también dónde me visitó por primera vez la Soledad. Maldita y cruda Soledad. No tiene ni un poquito de compasión ni de empatia, pero me llevó a conocer lugares de mi psiquis que no sabía que existían y por eso le estoy agradecida. Ahora soy (un poco) más fuerte, y nos respetamos bastante la una a la otra. De vez en cuando pasa a tomar unos mates pero sabe que cuando se enfría el agua, se tiene que ir.

La tierra amazónica me enseñó más sobre el amor, el compañerismo, la paciencia y tolerancia, la responsabilidad, el respeto y el trabajo. Mi tierra criolla ya me había dado cátedra en amistad, solidaridad, perseverancia, humildad y amor. Y ahora la tierra alpina me entrega a la mejor maestra: la naturaleza. Debo aprender de ella los ciclos de la vida, la paz, el orden, la diversidad, la constancia y firmeza.

Desconozco quienes serán mis futuros educadores, y bajo que formas se revelarán, pero de algo estoy segura: me queda mucho por andar.

 

4 Comment

  1. Me encantó! Sos lo más!

  2. Bellas palabras kaly! 🙂

  3. chenegrita says:

    Gracias Trini!

  4. chenegrita says:

    Gracias Milu! Me enseñaste a hacer Lemon Pie, aunque aún creo que no llego a tu nivel 🙂

Dejá una respuesta