El arquitecto de Dios (paseando por Barcelona parte 2)

Hola hola! Acá reportándome nuevamente, y para seguir contándoles sobre mi viaje a la ciudad Gaudiana…
No creo que exista persona que haya ido a Barcelona y no haya visitado al menos una obra de Gaudí. Es que son tan pero tan maravillosas que uno queda como hipnotizado con sus formas y colores…! Desde siempre había querido ir a Casa Batlló, y ese fue el primer lugar a donde fui cuando llegué. Tenía visita agendada para las 11:30am y llegué mucho antes para sentarme afuera a contemplarla durante un rato. Recomendación personal acá: si van en un fin de semana festivo como yo (Jueves Santo), les recomiendo pagar la entrada de las 8:30 de la mañana que sale un poquito más cara, pero tienen la ventaja de que solo entran muy pocas personas. Cuando yo fui sinceramente no lo pude disfrutar tanto como me hubiese gustado porque era una de codazos para ver quien le sacaba primero una foto a la ventana o a la lampara o al piso…

Como Casa Batlló era la única obra que iba a visitar en este viaje, pagué por la foto en la ventana de la casa, que es la foto más linda que tengo del viaje porque estoy con esa sonrisa que aparece no muchas veces en la vida, la de “sueño cumplido”!

Después de Casa Batlló, caminé por el barrio de Gracia, me tomé un café en el bar de Casa Milá (La Pedrera) y me compré un sticker de recuerdo en el shop. Ahí la cola era infinita asi que ni se me cruzó por la cabeza entrar.

El viernes nos tomamos un colectivo para ir hasta arriba del Park Guell y caminarlo en bajada. Todo bien con el día hemoso que nos tocó, pero a mi ya no me daban más las piernas de tanto caminar jaja. La vista desde arriba es fantástica, les recomiendo mucho llegar hasta allá. Lamentablemente las entradas para la zona monumental estaban agotadas para todo el fin de semana asi que nos contentamos por recorrer bien el parque y después chusmear un poco desde afuera. Definitivamente voy a volver en mi próximo viaje.

Y por último… la bella, la magnífica, la omnipotente… La Sagrada Familia. Creo que ninguna iglesia en el mundo homenajea tanto a Dios como esta, y eso que aún no la recorrí por dentro. Pero cada detalle, cada escultura, cada mosaico pensado en honrar a Dios, te hace poner la piel de gallina….

Soy muy afortunada por haber podido ir y conocer estas obras que me tenían intrigadas hace años. Tocar esas paredes, mirar los mosaicos y perderme en los detalles del modernismo fue de lo que más disfruté en Barcelona. Ustedes ya conocen esta ciudad? Cuál obra de Gaudí les ha impactado más? 

La semana próxima les contaré sobre Plaza Espanya y el concierto en el Palau de la Música. Abrazos y gracias por pasar 🙂

Dejá una respuesta