Long love story short: Mi historia de amor

Se que no todos son románticos empedernidos como yo pero no quería dejar de contarles cómo conocí a mi esposo, así que resumí un poco el inicio de nuestra historia para compartirla con ustedes…

Nos conocimos en la fiesta de egreso de su curso de secundaria. Estaba bailando con mis amigas cuando alguien me pisó con tacos y me lastimó el pie. Fui a sentarme para ver que tenía, y se me acercó un chico flaco, pelado, de ojos marrones y camisa azul cielo y lleno de preguntas: si estaba bien, si necesitaba ayuda, si no tenía curitas (“una chica siempre debería tener curitas en su cartera” me dijo), si estaba sola o con quien había ido a la fiesta. Cuando le dije que era la novia de uno de sus compañeros, se fue. Y así empezó todo.

Resultó que siempre había sido amigo de mis amigos pero no nos habíamos conocido antes, pero después de esa fiesta empezamos a juntarnos más. Por supuesto que mis encuentros con ellos eran más esporádicos porque yo vivía en otra ciudad, pero aún así nos manteníamos mucho en contacto y la amistad se empezó a fortalecer cada vez más. Mi noviazgo con su amigo no duró mucho más después de que nos conocimos, pero él se enamoró de una de mis amigas. Durante un año le “hice gancho” con ella, lo vi entusiasmarse con cada encuentro, ponerse nervioso pensando si le iba a gustar el regalo que le había hecho para el cumpleaños, leí las cartas que le escribía y las canciones que le dedicaba… Terminé enamorándome de él. Porque, al final, nada enamora más que ver a una persona amando a otra.

Era mi último año de la secundaria, y a mi lo único que me importaba era si ese fin de semana lo veía o no. Un día me contó que iba a haber un show de Tiesto en Córdoba. Compramos las entradas con mis mejores amigas y allá fuimos… con documento prestado, maquilladas y con todos los nervios del universo. Eran dos noches de fiesta. La primera me divertí y la segunda me enamoré total y completamente. Esa noche sentí la magia de los cuentos de hadas que me leían de chiquita. El baile no fue en un salón formal, sino en una carpa. La música no era de orquesta, sino electrónica. Pero había una chica y un chico, que cada vez que se miraban hacían parar el tiempo. Yo estaba con un vestido blanco, y él me abrazó, protegió y cuidó toda la noche. Cuando terminó la fiesta, me llevó con mis amigas y me dijo que lo esperara. No llegó en un caballo, sino en un Gol blanco. Nos llevó a comer un pancho y en la puerta de casa al amanecer se despidió con un beso en el cachete. Y a partir de entonces el mundo ya no sería el mismo.

La próxima vez que nos encontramos, fue el día antes de mi fiesta de egreso. Él llegó con un diploma: esa noche me recibí de Mejor Amiga. El día después, yo me preparé para la fiesta en casa y él en lo de mi abuela. Mi papá nos llevó al salón más temprano, fuimos los primeros en llegar. Él no dudó en darme su saco para que me tapara, recuerdo que me dijo que ahora entendía porque yo había estado buscando un collar para usar esa noche… mi vestido era demasiado escotado.

La magia seguía ahí, se sentía por todos lados. Desfilé con un ramo de jazmines en una mano, y la de él en la otra, al ritmo de  Girl I wanna make you sweat. Comimos, bailamos, nos divertimos. No llegamos a ver la murga en la fiesta porque nos fuimos afuera…Faltaban las palabras mágicas: me dijo que ya no se imaginaba la vida sin mi y después de eso no me acuerdo más nada. Nos besamos. Nos asustamos. Nos miramos. Nos besamos de nuevo. Y nos dimos la mano, para no soltarnos más.

***

Ya han pasado 9 años y aún me emociono cuando recuerdo todos los detalles. No ha sido todo color de rosa desde entonces, pero seguimos juntos y enamorados, enfrentando las dificultades que van llegando, festejando los logros que conquistamos y soñando con nuevas aventuras.

Y vos… Has vivido una historia de amor? Crees en el amor para toda la vida? Como conociste a tu pareja?

3 Comment

  1. A pesar de mi molesta alergia primaveral, estas lágrimas que tengo en los ojos no son por ella. Ay mi Larry! Que puta genia que sos!!! Cuánto te quiero y que feliz me pone saber que fui testigo de esta hermosa historia, que como vos bien decís no fue color de rosas, pero es como te dije hace pocos días, sos la única persona que conozco que me ha enseñado cosas del amor, del verdadero amor a un hombre. Tu paciencia, perseverancia, compañerismo, optimismo, creo que son algunos de los ingredientes para que esta receta salga bien. Y vos si que sabes amar!!! más allá de tu amor por Tomy, irradias amor, lo contagias, sos hermosa con todo el mundo.
    Quiero seguir leyendo esto para comentarte más!
    Te adoro mi Larry! Gracias por esta caricia, como tantas otras que nos das a pesar de la distancia.

  2. Es una historia preciosa!!!! Y lo más precioso es que ha terminado siendo tu esposo y ya llevais 9 años juntos!!! Yo no he tenido suerte en las relaciones y me siento feliz y esperanzada cuando veo que hay gente que sí encuentra el amor, y pienso que a mi también me puede pasar algún día aunque aún no me haya llegado!! Después de mi última relación, en la que después de dos años bonitos pasé un año muy tortuoso y una ruptura muy dolorosa, me he alejado totalmente del mundo de las relaciones. Ya han pasado tres años pero mi ex me hizo tantísimo daño que aún sigo con miedo a volverme a enamorar, pero luego leo estas historias y pienso que lo mejor aún está por llegar!

    Un besazo preciosa y te felicito por tu historia!

  3. chenegrita says:

    Gracias querida! Me apena mucho que hayas tenido que pasar por esa experiencia, pero todas nos enseñan algo distinto y lo importante es que hayas sabido pornerle fin a algo que no te estaba haciendo bien. El tiempo de “soltería” es ideal para mimarse a una misma, date todos tus gustos, querete, enamorate de vos y del amor y seguro alguien se enamorará de tu sonrisa 🙂

Dejá una respuesta