El placer de hacer trámites en Berna

Hacer trámites es un garrón. En Argentina, en Brasil e imagino que en cualquier otro lugar del mundo. Pero yo estoy recién llegada a Europa, y cuando me dijeron que tenía que ir a sellar unos papeles a la Embajada Argentina en Berna lo tomé como la excusa perfecta para ir a conocer la capital de mi nuevo país 🙂

He viajado bastante en los últimos años, pero nunca sola. Mi viaje a Berna fue mi primera vez sola haciendo conexiones de tren, compartiendo habitación de hostel y primera vez en un lugar donde no entendía nada de lo que hablaba la gente ni lo que decían los carteles de las calles. Al principio estaba tan nerviosa que me perdí yendo de la estación al hostel. Lo que deberían haber sido 8 minutos, fueron 40 caminando por el centro con la valijita y mi ansiedad (le hecho un poco de culpa a GoogleMaps y a los nombres impronunciables de las calles!). Si si, es Suiza, no había motivos para estar nerviosa como me repitieron mi familia y amigos, pero era el cosquilleo de lo desconocido lo que no me dejaba tranquila.

Después de haber resuelto los trámites que fui a hacer pude relajarme y ver con otros ojos todo lo que había estado a mi alrededor el día anterior. Las casitas pegadas una a la otra con sus chimeneas saludándose, el arte presente en los carteles de hierro forjado, las fuentes con esculturas en medio de la calle, las primeras decoraciones de Navidad, los sonidos de un idioma irreconocible… de repente se volvió todo encantador. Sentí verdaderamente la magia de estar caminando por callecitas de 800 años, parando en medio de los puentes a ver el agua verde de un río que hipnotiza con su belleza y buscando señales de historia en los rincones de la ciudad.

En los tres días que estuve conocí todo el centro histórico, entré a cientos de negocios de antigüedades, librerías, papelerías, decoración, y comida. Fui también a la Catedral, al Museo de Ciencias Naturales, al Zentrum Paul Klee y al Parque de los Osos pero ya habían comenzado su hibernación asi que no pude verlos. Pero sí tuve la suerte de ir en la semana que estaba el show de Rendes-Vous en la Bundesplatz y me gustó tanto que fui las dos noches a pesar del frío intenso que hacía.

Lee más sobre mi visita al Zentrum Paul Klee acá!

En una de las librerías que entré me compré el libro Slow train to Switzerland de Diccon Bewes lo que hizo el viaje de vuelta aún más mágico, porque viajar en tren por esos paisajes de ensueño, cautivada con la historia de una mujer que recorre Suiza en el 1800 y con un trámite tachado de la lista, es realmente un placer.

Postales de Berna

img_3833

img_3848

img_3853
img_3818

img_3858

img_3860

img_3890

img_3882

img_3895

img_3946

 

img_3915

img_3914

img_20161117_191741886

Show en Bundesplatz. Pueden ver más fotos en Instagram y ver este excelente video del show completo.

Dejá una respuesta