Amigos a distancia

Si hay personas importantes en mi vida son mis amigos. Siempre se habla de noviazgo, pero la verdad es que tampoco es fácil ser amigos a distancia. Todos tenemos distintas actividades, trabajos, compromisos, y ni hablar de los usos horarios: a veces nos escribimos desde días diferentes. Acabamos posponiendo 8 veces los encuentros por Skype, los audios de WhatsApp los contestamos con días de diferencia y se siente como que nunca vamos a estar al día con las últimas noticias. La peor parte es el perderse los hechos importantes: cuando tu mejor amiga conoce al amor de su vida, perderse los cumpleaños, no estar por 5ta vez para el festejo del día del amigo, o no poder abrazar a tu amigo cuando una chica le rompe el corazón. Pero aún así, cuando pegas el grito, no importa en que rincón del mundo te encuentres, sabes las manitos que se van a levantar para ayudarte.

La parte que más me cuesta de las mudanzas es la de hacer nuevas amistades. De chica era más fácil… te ponías al día en un recreo, compartías una merienda, le pedías permiso a tu mamá para invitar a casa y listo. Hoy me resulta más difícil abrirme a gente nueva, contarle mis experiencias, mis miedos, mis alegrías… Pero además de eso, está este pensamiento que me gira y gira en la cabeza “yo ya tengo mis amigos. No están acá, pero yo ya tengo amigos, para qué salir a exponerme y a conocer gente nueva si total seguro de acá a un tiempo me voy a tener que ir de nuevo”. Esa es la parte dura de esta vida nómade:  cuando empezas a sentirte cómoda en un lugar, que ya te tenés que ir. Es lo que menos me gusta.

Sin embargo, una vez que me animo a salir dejando la timidez en casa, me encanta conocer personas nuevas. Cada una tiene una experiencia de vida diferente, algo nuevo para contar y enseñar, divertidas anécdotas y consejos para compartir. También son esas nuevas personas las que con el tiempo se hacen amigos y luego la familia local, los que se extrañan cuando uno se va, y el más fuerte motivo para volver.


Foto Feito Pelo Desfeito

Dejá una respuesta