3 recetas con espárragos (ultra mega deliciosas)

Si me preguntan cuál es mi verdura preferida lo digo sin dudarlo: ESPÁRRAGOS! Mi fanatismo se remonta a mi infancia, cuando iba con mi hermana, mi mamá y nuestra perra a cortar espárragos de las vías del tren que hay frente a la casa de mi abuela. Había cientos de plantas que nunca supimos cómo crecieron ahí (las plantas de espárragos tardan muchos años en crecer), pero nosotros las aprovechávamos. La última vez que había comido fue en Chile en mi viaje de bodas, de eso hace ya más de 1 año y medio, por eso cuando hace un mes los supermercados se llenaron de espárragos no podía más de la felicidad. Desde entonces tengo siempre en la heladera. Mis preferidos son simplemente con oliva y muuucho queso rallado pero como a marido no le gustan tanto como a mi los tengo que disfrazar un poquito más. Hasta ahora, creo que esta fue su versión preferida:

Brusqueta en pan ciabatta previamente calentado en el horno con un chorrito de aceite de oliva, jamón crudo, huevo duro picado, un espárrago a lo largo, y lluvia de queso parmesano.

No se imaginan lo bieeen que combina con una cerveza de trigo. Ideal para una cena livianita o como complemento para una buena picada.

Segunda en el ranking está esta tartita que es una explosión de sabor en la boca:

¿Qué tienen? Espárragos previamente hervidos, cortados chiquitos, con queso mussarela en la base, huevo, sal, pimienta y arriba gorgonzola y provolone rallado.

Ese día hice tartitas de espárragos y también de tomate, queso y albahaca. Las acompañamos con arroz y ensalada.

Otra combinación que queda muy buena es con pasta y pollo (también con salmón o champignones). En este caso preparé unos tagliatelle y los saqué unos minutos antes del punto para terminar de cocinarlos en una sartén donde ya tenía salteada una cebolla, pollo picado y crema. A los espárragos los cociné al horno con aceite de oliva, parmesano y bastante queso philadelphia. No sobró nada!

Tip: para no desperdiciar nada de los espárragos, a las bases de los tallos que quedan más duras las separé y las trituré con la mini pymer con aceite de oliva y ajo. Pueden agregarle queso crema si les gusta y queda espectacular para cualquier pasta seca.

Espero que se animen a probar las recetas. No son para nada complicadas ni demoradas en hacer y van a hacer que todos en sus casas coman esta verdura tan pero tan rica y sana. Me queda un atado más en la heladera, pasen por instagram esta semana que seguro les muestro por ahí qué preparo. (No hace falta que tengan cuenta, pueden entrar acá y ven todas las fotos 🙂 )

Besos y hasta prontito!
Clari

Dejá una respuesta