Monte Generoso, una montaña para todos

Hace 15 días vino mi cuñada de visita a casa. Fue la primera visita que recibimos en este nuevo hogar y parecieron unas vacaciones para los tres. Salimos a caminar por Lugano, visitamos el pueblito más lindo de Suiza, paseamos en barco, y subimos una montaña. Ese sábado cuando fuimos a Morcote ya sabíamos que al día siguiente iríamos al Monte Generoso. Le dije a marido en un momento: “mirá, ahí arriba vamos a estar mañana y cuando estemos ahí vamos a ver donde estamos ahora”. Esas dos miradas quedaron inmortalizadas en estas fotos.

Vista del Monte Generoso desde el Lago Lugano, casi llegando a Morcote
Vista del Lago Lugano y Morcote (el caserío a la izquierda) desde la cima del Monte Generoso

Desde que llegué a Suiza sentí una conexión mucho más fuerte con las montañas de lo que sentí con la playa y el mar en los años en Brasil, y estar en la cima de una montaña era algo que quería hacer hace meses. No me arrepiento de haber esperado porque haberlo hecho en un día tan espectacular y acompañada de seres queridos valió la espera.

Salimos de Lugano en un Mobility Car (autos “públicos” que funcionan como las bicis públicas de muchas ciudades. Están estacionados en distintos puntos de la ciudad y uno puede simplemente subirse y salir andando o dejarlo reservado para asegurarse el paseo) y cuando ya estabamos entrando al camino de la montaña nos dimos cuenta que el auto estaba en la reserva de nafta. Nunca habíamos hecho el camino, no sabíamos cuánto ibamos a tardar ni hasta dónde ibamos a poder llegar con el auto, pero por lo que nos habían dicho no era mucho asi que nos aventuramos a seguir. Resultó ser como 1 hora en subida con las curvas más cerradas que he visto, y con un paisaje hipnotizante que me hizo admirar la capacidad de marido de mantener ojos en el camino. Llegamos el estacionamiento de BellaVista y emprendimos la caminata de 1 hora y media hacia la cima.

50 sombras de verde. Inicio del camino.
A esta altura estaba arrepintiendome mucho de no haber desayunado. Tengo que adquirir ese habito.
Ya casi…! Ah no pará… cierto que yo no hago ejercicio JAMAS! Frené como 5 veces en ese trecho final
La recompensa
Ella también paró a contemplar el paisaje
Lago de Como a la izquierda, Lago de Lugano al centro y el Monte Rosa al fondo
Vista desde la Flor
La Fiore di Pietra, obra del arquitecto suizo Mario Botta
La Fiore, el deck del restaurante y la bella Italia de fondo.
Fonicular que une Capolago con Monte Generoso

La cima es accesible mediante esta funicular, permitiendo que la visiten personas de todas las edades y también aquellos con motricidad limitada. Ví parejas con bebes chiquititos y grupos de tercera edad con bastones, pero la verdad no podría decirles quienes habían subido en fonicular y quien había hecho la misma caminata que nosotros, porque en el camino nos cruzamos con una señora de unos 75 haciendola sola y unas amigas que iban con sus hijos de edades entre 4 y 8 años en hojotas, muy tranquilos. En el restaurante había un señor en traje y chicas con tacos, personas con mochilotas y otras solo con el celular en la mano. Y asi como variedad de personas había variedad de platos en el restaurante, desde papas fritas hasta ensaladas (lo que más comía la gente era la salchica tipo alemana con papas fritas!)Me gustó que fuese una cima tan inclusiva, accesible para todos, haciéndole honor a su nombre, GENEROSA. Me hizo pensar que podría resumir un poco mi experiencia en Suiza hasta ahora describiendo esa montaña. Arquitectura de primer nivel a 1700m de altura, con accesibilidad para todos, vistas imponentes y la posibilidad de disfrutarla como activida deportiva o recreativa, comiendo un plato de restaurante o haciendo picnic en la pradera. Es que Suiza tiene eso, tiene opciones, tiene alternativas, y son para todos. Es un país que creció gracias a los inmigrantes, a pesar de que ahora haya quienes renieguen de ellos, y eso hace que la diversidad ni se cuestiona. Si alguien elije ir al Monte Generoso de tacos a comer una hamburguesa y sacarse 30 selfies, y se sienta al lado de uno que fue de treking preparado como si fuese al Himalaya y que come esas comidas de sobrecitos, ninguno va a mirar al otro ni criticarlo en voz baja.

Realmente tener semejante lugar a 40 minutos de casa me hace, una vez más, frenar y agradecer, agradecer y agradecer. Me divertí y disfruté muchísimo cada minuto que pasamos allá arriba y ahora que se que es tan sencillo llegar me dan ganas de volver muchas veces, conocer ese lugar en todas las estaciones y sentirme chiquitita ante la inmensidad de los Alpes. Si tienen la oportunidad de venir a Lugano, a Ticino o si están en Milán y tienen un día extra, les recomiendo MUCHO hacer esta excursión. No estoy segura de que esté permitido subir en invierno, pero en primavera, otoño y verano podrán disfrutar de la mejor vista de los Alpes desde el sur de Suiza.
Un abrazo alpino, arrivederci!
Clari

PD: Nos alcanzó la nafta para bajar e ir directamente a la estación de servicio!

2 Replies to “Monte Generoso, una montaña para todos”

  1. Que hermoso mugar y experiencia!! Gracias por tua palabras negrita!!

  2. chenegrita says:

    Gracias, realmente una hermosa experiencia! Me alegro que te haya gustado 🙂

Dejá una respuesta